1. Blog
  2. Carta de presentación
  3. Cómo hacer una carta de presentación de autocandidatura
Redactado por Rolf BaxRolf Bax

Cómo hacer una carta de presentación de autocandidatura

17 min. de lectura
Cómo hacer una carta de presentación de autocandidatura
Diseño gráfico:Tanya Vino
Una carta de presentación de autocandidatura, también conocida como de candidatura espontánea, es una carta que se envía a una empresa acompañando al currículum sin que haya una oferta de trabajo abierta para ese puesto

¿Qué es una carta de presentación de autocandidatura?

Una carta de presentación de autocandidatura, también conocida como de candidatura espontánea, es una carta que se envía a una empresa acompañando al currículum sin que haya una oferta de trabajo abierta para ese puesto.

En otras palabras, al enviar una carta de presentación de autocandidatura no te estás presentando a una oferta laboral, sino directamente a la empresa para un cargo que o actualmente no existe en esa organización o que en estos momentos no está vacante.

Las razones para enviar una carta de presentación de autocandidatura pueden ser varias: quizás no suele haber vacantes habitualmente de tu profesión o tu sector, o puede que aunque haya muchas otras vacantes en tu sector, tu sueño sea trabajar precisamente en esa empresa… Pero hoy en día corren tiempos de cambio, y algunas empresas ya se han puesto las pilas con las autocandidaturas, así que ellas mismas ofrecen esta opción en el apartado “Trabaja con nosotros” que suelen aparecer en sus sitios web.

Sea cual sea el motivo que te ha llevado a escribir una carta de presentación de autocandidatura, lo importante es destacarte del resto, hacer que la empresa gire los ojos hacia ti y considere que tu oferta merece la pena. Así que vamos a darlo todo con esa carta de presentación de candidatura espontánea. ¡Empezamos!

Cómo escribir una carta de presentación sin experiencia
Artículo relacionado
Cómo escribir una carta de presentación sin experiencia

Cuando no tienes mucha experiencia en el campo al que te presentas, escribir una carta de presentación te puede parecer bastante desalentador. Seguro que te entran ganas de presentar tu solicitud sin ella. ¡Pero esto sería un error bastante épico!

Antes de escribir tu carta de presentación de autocandidatura

Si ya de por sí es difícil destacar entre la multitud con una carta de presentación para una oferta de empleo abierta, imagínate en el caso de una candidatura espontánea. No es que queramos desanimarte, al contrario. El caso es que antes de lanzarte a teclear la carta, debes tenerlo todo atado y bien atado para garantizarte el éxito.

Quieres ir del punto A, que es donde estás ahora, al punto B, que es ese puesto de trabajo soñado en esa empresa que hoy en día ni siquiera está vacante. Y para ello tienes que servirte de dos únicas herramientas: tu currículum y tu carta de presentación. Por eso es importante esta fase de planificación previa a la escritura de la carta. Ya lo decía el gran Napoleón Hill (¡que por cierto, curiosamente también era experto en escribir CV y cartas de presentación!) en su célebre libro Piense y hágase rico: planifica antes de actuar. Sin tener un plan de acción, vas a la deriva.

Dicho esto, esperamos haberte convencido de lo importante que es esta fase previa de investigación, o si no a nosotros, los chicos de CVapp, al menos hazle caso a Napoleon Hill, que este sí que era un señor muy listo. Toma papel y boli. ¡Empezamos!

Investigación de la empresa

No importa si esa organización en la que deseas trabajar es una empresa pequeña y local o una gran multinacional. El caso es que tienes que conocerla bien, y no solo desde afuera porque te encanta todo lo que hace y los productos o servicios que vende. Nos referimos a la cultura de la empresa, sus valores, su propósito, su misión y visión… Solo así podrás crear un texto que esté en sintonía con su filosofía empresarial y que logre captar su atención.

Pero… ¿dónde encontrar todo esto?

La respuesta es bastante obvia: en su sitio web. Todas las empresas tienen un apartado de “Sobre nosotros” o “Quiénes somos”. Ahí podrás encontrar mucha información sobre sus valores y los motivos que les llevaron a crear su marca. Algunas empresas también tienen una página específica donde hablan de su misión, de su historia… Todo esto es sumamente importante para captar su modo de entender el mundo y la forma en que desempeñan su labor empresarial.

Algunos ejemplos de valores empresariales que pueden ser determinantes a la hora de elegir a sus trabajadores pueden ser: inclusión y diversidad, medioambiente, trabajo en equipo, creatividad, motivación, curiosidad…

En otras guías y blogs hemos explicado la gran importancia de incluir las palabras clave esenciales dentro de tu currículum para pasar las cribas de los softwares ATS. En este caso, tu CV no va a pasar ninguna criba informática porque no estará sometido a un proceso de selección. En este caso, las palabras clave que definen a la empresa son las que llamarán poderosamente la atención de quién lea la carta y piense, “¡Hey, esta persona es como nosotros!”.

Una advertencia: aquí no se trata de lanzarse a lo loco y hacer tuyas todas las palabras que aparecen en la web de la empresa, sino solamente aquellas que resuenan contigo. De hecho, todavía nos quedan unas cuantas cosas que investigar. ¡Sigue leyendo!

Cómo escribir o pedir una carta de recomendación
Artículo relacionado
Cómo escribir o pedir una carta de recomendación

Las perspectivas de búsqueda de empleo pueden mejorar muchísimo al ofrecer una opinión externa con credibilidad en una carta de recomendación.

Funciones del empleo

Partimos de la base de que, gracias a tus aptitudes, formación y experiencia, estás perfectamente preparado para desempeñar las funciones de ese empleo que tanto deseas. Pero también nos damos cuenta de que, al no existir una oferta de empleo sobre ese trabajo, tampoco existe una descripción de sus funciones, que suele ser bastante útil como guía para escribir una carta de presentación (y un currículum, por supuesto).

Entonces, ¿cómo saber exactamente qué funciones considera la empresa que son imprescindibles para trabajar con ellos en el cargo al que aspiras?

En este caso, vamos a investigar un poco en LinkedIn. Aquí no solo podrás acceder al perfil de la empresa, sino de personas que trabajan para ellos. Y sus perfiles pueden aportarte una información muy interesante. ¿Qué hace alguien que trabaja allí en un puesto similar al que tú deseas? ¿Eres capaz tú también de desempeñar esas funciones? Entonces, adelante. Anótalas para usarlas luego en tu carta.

Otra buena fuente de información puede ser investigar ofertas de trabajo antiguas de esa empresa, donde aparecerán las funciones del puesto para poder guiarte en qué es lo que espera de ti la organización si les propones trabajar con ellos. Esto no siempre es fácil, bien porque las ofertas de empleo caducadas ya no aparecen en línea en los portales de empleo, bien porque la empresa en cuestión todavía no ha publicado nunca una vacante del cargo exacto que tú quieres conseguir. No te preocupes si no encuentras ninguna vacante antigua. Con todo lo que hemos ido reuniendo hasta ahora ya tenemos un material bastante interesante.

Estudio: ¿en qué se diferencian las cartas de presentación en todo el mundo?
Artículo relacionado
Estudio: ¿en qué se diferencian las cartas de presentación en todo el mundo?

En todas partes hay procesos de solicitud de empleo, por supuesto. Pero, ¿cómo se presentan a una oferta de trabajo los solicitantes de empleo en cada país? ¿Una carta de presentación en España es diferente a las de otros países? Para descubrir las diferencias, Cvapp.es ha analizado más de 350.000 cartas de presentación de 19 países.

¿Qué puedes aportar tú a esa empresa?

Como ya te hemos mencionado arriba, no se trata de que te hagas pasar por un clon de los valores de la empresa, echando mano de todas sus palabras clave. Si has seguido nuestros consejos, habrás elegido solo aquellos con los que realmente te identificas.

Ahora vamos a dar un paso más allá, pensando en otras competencias y aptitudes tuyas que no forman parte de la empresa pero que la complementan y pueden aportar valor añadido. Y para esto no te vamos a indicar que te dirijas a las redes sociales ni a portales de empleo ni a sitios web, porque la respuesta no está en la red sino en ti mismo. ¿Por qué quieres trabajar precisamente en esa organización? ¿Qué te hace especialmente bueno en tu profesión? ¡Cuéntaselo en tu carta de presentación!

Esquema de una carta de presentación de autocandidatura paso a paso

Después de todo el buen trabajo de investigación que has realizado hasta ahora, la fase de redacción será coser y cantar. A continuación vamos a darte un esquema paso a paso de cómo es una carta de presentación de autocandidatura y lo que debes incluir en cada apartado.

Antes de empezar, ten solo en cuenta una cosa: necesitas ser breve y conciso. Estás solicitando un puesto que en estos momentos ni siquiera está vacante, y si el encargado de Recursos Humanos se encuentra con una parrafada enorme, ni siquiera le entrarán ganas de empezar a leer.

Además, si necesitas inspiración o estás bloqueado, puedes consultar los ejemplos y modelos de cartas de presentación para más de 30 empleos diferentes que tenemos en CVapp.es. Y lo mejor de todo es que, además de ser gratuitos, estos ejemplos siguen el esquema que te indicamos y son totalmente editables y personalizables. ¡Genial!

El encabezado

Es simple: el encabezado es ese elemento de la carta que aparece en la parte superior del documento, conteniendo los datos del emisor (ese eres tú) y del receptor, que es la persona o departamento al que te diriges.

Pero, ¿a quién te diriges? 

Si tienes la suerte de que en el sitio web de la empresa aparece la opción de mandar candidaturas espontáneas en su apartado de “Trabaja con nosotros”, la cosa no es tan difícil. Cada vez son más las empresas que ofrecen esta opción, recogiendo todas las autocandidaturas en una especie de bolsa laboral de la que tiran cuando les queda alguna vacante libre.

Sin embargo, no todas las empresas tienen previstas las autocandidaturas, así que tendrás que investigar por ti mismo. Aquí la opción más segura es comunicarte con ellos, preferentemente por email, y preguntar a quién deberías enviar tu CV y tu carta de presentación para una candidatura espontánea. Probablemente te den el nombre de la persona encargada de la selección de personal junto con su correo electrónico y el departamento al que pertenece. Esto te va a resultar muy valioso tanto para poner estos datos en el encabezado y asegurarte de que la carta llegue a buenas manos, como para usar el nombre de esa persona en el saludo de la carta.

Si aún así no consigues descubrir quién es la persona encargada de la selección de personal, siempre puedes dirigir tu carta al departamento de Recursos Humanos o simplemente al encargado de selección.

Un elemento opcional pero muy práctico es añadir aquí, debajo del encabezado, una línea con el asunto de tu carta. El mensaje del asunto deberá ser más o menos el mismo que el título de un correo electrónico. Algo así como: “Asunto: Autocandidatura para el cargo de XXX”.

Sí, ya sabemos que lo más probable es que vayas a enviar tu autocandidatura por correo electrónico, y por lo tanto el correo llevará este mismo título. Pero en algunos casos el correo podría reenviarse, o quizás alguien imprima tu carta y tu CV para entregárselos a otra persona… y al final se perderá el título del mensaje. Ya sabes que los encargados de personal son personas muy ocupadas (¡y que el ser humano es “vago” por naturaleza!). Con este pequeño resumen del asunto de tu carta le ahorrarás trabajo y molestias, e incluso evitarás que tu carta acabe en la papelera de reciclaje confundida con un mensaje de spam.

El saludo

Puesto que una carta de presentación de autocandidatura es una carta comercial, y para más inri no solicitada, el tono de voz de tu carta debe ser formal. Esto significa que la opción más segura es utilizar la forma “usted”. Por lo tanto, el saludo puede ser un “Estimado Sr.” o “Estimada Sra.” seguido del apellido de la persona a la que te diriges.

Sin embargo, no todo es blanco o negro. Hoy en día utilizar la forma “tú” no tiene por qué ser sinónimo de informalidad, sino que dependiendo de la situación ofrece una sensación de mayor proximidad que puede ser beneficiosa. Si te diriges a una empresa moderna, con una cultura corporativa actual y personal joven, puedes usar un registro más informal. Aún así, aunque te dirijas a la persona que va a leer tu carta por su nombre de pila y utilices el “tú”, te recomendamos que tu saludo no sea un “Hola, Pedro:” sino más bien un “Estimado Pedro:”, para marcar una fina línea entre el “colegueo” y el propósito real de tu carta, que es conseguir trabajo.

El cuerpo de la carta

Normalmente, el cuerpo de una carta de presentación se divide en dos párrafos para darle más espacio visual. 

En el primer párrafo tienes la misión de presentarte, explicar por qué estás escribiendo esta carta, y cómo te defines en el ámbito profesional. Ahórrate las florituras y las fórmulas introductorias que no aportan nada al mensaje (sí, estas frases del tipo “Espero que se encuentre bien y esté pasando un día excelente… bla, bla, bla…”). 

En el segundo párrafo puedes pasar a explicar por qué te interesa en particular esa empresa u organización, hablar de tus logros, de tus méritos y de tu experiencia y qué puedes aportarles a ellos trabajando allí.

Todo esto suena un poco abstracto, pero ¿recuerdas todo el trabajo de investigación previo que has hecho en el primer apartado? Ahora es el momento de aplicarlo. Empieza aludiendo a los valores de la empresa que resuenan contigo, y que hacen que desees ser parte de su equipo. Menciónales tus competencias, eligiendo sabiamente unas cuantas que coincidan con su filosofía (huelga decir que deben ser en todo caso competencias que tú tienes de verdad). Háblales de tus responsabilidades en trabajos anteriores y/o de lo que eres capaz de hacer, apoyándote en lo que has investigado (lo mismo que con las competencias: responsabilidades que son necesarias para ese cargo pero que tú puedes cumplir de verdad, no solo para “quedar bien”). Verás que con toda la información que ya has recopilado, no es tan difícil.

La llamada a la acción

Este es un breve párrafo de cierre para terminar la carta, en el que suele incluirse una petición de toma de contacto: por ejemplo, que te encantaría hablar con alguien de la empresa cara a cara para explicarle en directo todo lo que has mencionado en la carta. O que estarías dispuesto a reunirte con ellos para mostrar tu portfolio. O simplemente que te contacten para ampliar información si les gusta lo que han leído. 

La despedida y la firma

Como ya hemos mencionado, el tono de la carta debe ser más o menos formal, así que una despedida del tipo “Un saludo,” o “Saludos cordiales,” siempre está bien. “Reciba un cordial saludo,” también está bien pero suena mucho más distante y formal. Las fórmulas del tipo “Su seguro servidor” que aparecen en los libros viejunos de redacción de cartas casi no merece la pena ni mencionar que ya llevan muchos años en desuso, así que esas descártalas inmediatamente.

Después termina la carta poniendo tu nombre y apellidos… ¡y ya está!

Bueno, no del todo. Porque ahora todavía te toca releerlo todo, corregirlo, pasarle el corrector ortográfico y hacer todos los cambios que creas necesarios. Incluso puedes darle a leer tu carta a un amigo o familiar para que te dé una segunda opinión. 

Carta de presentación: logre la primera buena impresión sobre su CV
Artículo relacionado
Carta de presentación: logre la primera buena impresión sobre su CV

Una carta de presentación muestra a una empresa que el curriculum vitae que la acompaña describe al mejor candidato para un puesto vacante.

Plantillas de carta de presentación de autocandidatura

Después de tanto trabajo, ya tienes creada una carta de presentación para una candidatura espontánea que quizás te lleve al trabajo de tus sueños. Pero vamos a hacer un último esfuerzo y darle a tu carta un diseño que esté a la altura de su contenido.

Para ello puedes optar por una plantilla de Word o similares, maquetarla tú mismo o ir a lo seguro con las plantillas diseñadas por expertos de CVapp.es. Tenemos más de 20 modelos de plantillas de cartas de presentación , para todos los gustos y diseños. Solo tienes que pegar el texto de tu carta en los diferentes apartados de la plantilla, y ya estará perfectamente diseñada y maquetada. Puedes cambiar de plantilla probando todos los diseños para elegir el que más te guste sin que se borre tu contenido. ¡Así de fácil! 

¡Mucha suerte con tu autocandidatura, y desde CVapp.es te felicitamos por tu constancia y buen trabajo!

Crea tu CV en 15 minutos
Crea tu CV en 15 minutos
Usa plantillas de CV profesionales y probadas en situaciones reales que siguen las reglas exactas para currículos de los departamentos de Recursos Humanos.
Crear mi CV
Crea tu CV en 15 minutos
Crea tu CV en 15 minutos
Usa plantillas de CV profesionales y probadas en situaciones reales que siguen las reglas exactas para currículos de los departamentos de Recursos Humanos.
Crear mi CV
Comparte este artículo
Sigue leyendo
Trayectoria profesional24 min. de lectura
Cómo solicitar empleo siendo mayor de 50 años y evitar la discriminación por edad
Cómo solicitar empleo siendo mayor de 50 años y evitar la discriminación por edad
Currículum5 min. de lectura
Listando tus hobbies e intereses en su currículum
Listando sus hobbies e intereses en su currículum
Currículum5 min. de lectura
Cómo escribir un buen extracto personal en tu CV
Cómo escribir un buen extracto personal en tu CV
Currículum13 min. de lectura
Cómo hacer un CV en inglés
Cómo hacer un CV en inglés
Examinar todo
Este sitio web usa cookies para optimizar la experiencia del usuario y realizar analíticas y marketing. Al hacer uso de nuestro sitio web aceptas todas las cookies, de acuerdo con nuestra Política de cookies y Política de privacidad.
Aceptar cookies